Skip to main content

¿Cómo comprimir mis pistas de audio?

Lead Text:

Texto extraído de la publicación ¨El fino arte de la compresión¨

Autor: Juan Óscar Morat

ARS Novo Record

https://www.facebook.com/groups/CursosdeGrabacionyProductorMusical/

  • Compresión
Compartir

     Tal vez el aspecto técnico del proceso de grabación que confunde más que cualquier otro es el uso adecuado de los compresores. Sin embargo, estos dispositivos típicamente incomprendidos bien pueden hacer la diferencia entre una grabación que suena como un demo —al menos en lo que la música pop se refiere— de una profesionalmente lograda.

     ¿Pero exactamente qué es un Compresor? En pocas palabras, es un dispositivo que puede restringir el rango dinámico de una señal de audio. En otras palabras, un compresor puede hacer que sonidos fuertes suenen suaves y viceversa. Una vez que los picos más altos en un sonido son contenidos, el nivel de señal promedio general que sale de compresor puede ser incrementado —sin temor de sobrecargar el dispositivo al que se está enviando la señal. Tradicionalmente, los compresores se han utilizado durante la grabación y la mezcla para evitar la sobrecarga de la señal y reducir el radio de ruidos de la cinta análoga. Naturalmente, al avanzar la tecnología de la grabación primero con el sistema Dolby y posteriormente la grabación digital, nos han proporcionado ganancias sustanciales en el rango dinámico y reducido drásticamente el problema de ruido residual.

     Entonces, ¿por qué todavía necesitamos de los compresores? En algunos estilos de música —clásica y jazz, por ejemplo— a menudo no nos hacen falta, ya que el ampliado rango dinámico que ofrece la grabación digital nos permite liberarnos del ruido y disfrutar de los matices musicales más suaves. Pero si hablamos del rock y la música pop y electrónica, algo más debe ser considerado: la textura sónica que un compresor puede impartir a un sonido.

     Cuando un sonido es procesado a través de un compresor, su envolvente de amplitud es manipulada. Nosotros percibimos los resultados de esta manipulación en el balance de las frecuencias de los sonidos —esto es, el equilibrio de volumen de los componentes de sus frecuencias graves, medias y agudas. En consecuencia, el sonido adquiere una textura muy específica. Y esta textura se ha convertido casi en una parte tan importante de la música pop como las notas.

     Así que es una combinación de control de la dinámica y el sonido que hace que los compresores sean indispensables para estilos musicales modernos, donde los instrumentos necesitan estar bombeando "en la cara". Las guitarras tienen más armónicos y sustain más largos, voces excesivamente agresivas son contenidas, los tambores tienen un impacto más aparente, y los bajos resaltan más en los graves.

     En el mundo hadware a diferencia de la mayoría de los procesadores de efectos, que generalmente vienen cargados con una variedad de presets de fábrica, los compresores sólo ofrecen un par de botones en el panel frontal que hay que ajustar. A lo sumo, un manual típico de un compresor podría ofrecer algunas sugerencias, como “Pruebe esto en las voces”, o “Comience aquí con el bajo”. Pero, ¿Qué clases de voces? ¿Qué tipo de bajo?

     Pues bien es tiempo de hablar de la técnica del compresor. Conocer los aspectos básicos sobre lo que un control hace nos ayudará a activar nuestro flujo de trabajo. A partir que aquí aplicaremos los mismos términos para los módulos hardware y software.

     Los compresores vienen en todas las formas y tamaños, desde básicos parámetros individuales del tipo “muy fácil” hasta módulos sofisticados controlados por microprocesadores que pueden manipular la amplitud de envolvente de un sonido de formas distintas. Pero incluso si el compresor no proporciona control del usuario sobre algunos de estos parámetros, no obstante, puedes estar seguro de que las incorpora.

 

THRESHOLD

     El threshold (Umbral) le dice al compresor: “Cuando algo es más fuerte que esto…¡Comienza a trabajar!” Y “Cuando no es más fuerte que esto…¡Deja de trabajar!”

     El Threshold es un nivel de referencia, por lo general expresado en decibelios, que determina que tan fuerte la señal de entrada debe estar para que el compresor comience a actuar. Cuando el nivel de la señal entrante es más fuerte que el umbral programado, la compresión restringe el rango dinámico de las señales. Cuando la señal cae por debajo del nivel de umbral, su paso no es afectado. En algunas unidades, la sensibilidad del umbral es ajustado por un control en el panel, mientras que en otros es fija o internamente pre-ajustable. En el caso de unidades predeterminadas, aumentando o disminuyendo el nivel de entrada determina hasta qué punto estará por encima o debajo de una fuente.

 

RATIO

     El ratio (Radio) le dice al compresor: “Cuando empieces a trabajar…trabaja así de duro”. Este parámetro determina en qué medida una señal de entrada será comprimida una vez que se supera el umbral. Un Radio de cuatro a uno (4:1), por ejemplo, significa que por cada cuatro dB de nivel de señal de entrada que exceda el umbral, el compresor aumentará su nivel de salida por un solo dB. El termino limitador esta generalmente reservado para Radios de 20:1 o superiores, que como podrás imaginar, puede tener un efecto muy extremo al material programado. El termino Radio Infinito significa que el compresor proporcionará ningún aumento en el nivel de salida, independientemente de lo lejos que la señal de entrada supera el umbral.

 

ATTACK TIME

     El Attack Time (Tiempo de ataque) le dice al compresor: “Una vez que sabes que supuestamente vas a trabajar... tomate este tiempo para llegar hasta allí”

     Este parámetro, generalmente expresado ya sea en milisegundos (o como “Slow” y “Fast”), controla cuanto tiempo le tomará al compresor alcanzar el total del radio seleccionado una vez que la señal entrante ha excedido el Threshold como se aprecia en la figura.

     Tiempos de ataque rápidos permiten que el compresor llegue a aumentos rápidos en el nivel, tales como los producidos por los tambores o un bajista ejecutando slapping sobre una cuerda con su pulgar, más eficientemente que un ataque lento.

     Dadas las mismas configuraciones para el umbral y el radio, los tiempos de ataque rápidos afectan a un sonido más notablemente que tiempos de ataques lentos. Tradicionalmente, los términos Average y RMS se han reservado para compresores con rangos de tiempo de ataque de 1 milisegundo o mayores. Los llamados compresores de pico (Peak) ofrecen tiempos de ataque muy rápidos, generalmente de menos de un milisegundo hasta los 50 milisegundos.

     Tiempos de ataque menores de 5 ms son generalmente lo suficientemente rápidos para manejar cualquier situación, al menos en cuanto a la producción musical se refiere. Algunos módulos utilizan dos circuitos independientes: una sección de “promedio” (average) que se ocupa del nivel de entrada global en un momento dado, y una sección de “pico” Peak) que, si es necesario, opera sobre los picos transitorios en el inicio de un sonido que son demasiados rápidos para que la sección “promedio” los detecte y modifique.

     Otros compresores utilizan un solo circuito que se encarga de ajustar tanto los rangos de “promedio” como los “picos”. Cuando no hay un control de ataque disponible los compresores de “promedio” usualmente ajustan este parámetro automáticamente; cuanto mayor es el aumento de volumen pasado el umbral, el tiempo de ataque más rápido es.

 

RELEASE TIME

     El Tiempo de Liberación (Release Time) le dice al compresor: “Cuando dejes de trabajar…Esto es cuán rápido —o cuan lento— debes detenerte”.

     Una vez que el nivel de entrada cae por debajo del umbral, este parámetro determina cuanto tiempo le tomará al circuito de compresión retornar al estado en el que ya no es necesaria la modificación de la señal entrante. Unidades que no tienen un control de liberación pueden ajustar automáticamente este parámetro según el contenido de frecuencias de la fuente que está siendo comprimida. Los tiempos de liberación rápidos juegan un rol importante manteniendo a los instrumentos presentes en una mezcla densa, pero puede inducir a efectos de modulación o distorsión en sonidos con muchas frecuencias bajas.

     Dado que los rangos de tiempos de ataque y liberación varían de una unidad a otra, vamos a definir esos rangos manipulando el botón de control. El primer cuarto puede ser considerado muy rápido, el segundo cuarto rápido, el tercer cuarto medio rápido, y el último cuarto lento. Asegúrate de determinar si el rango más rápido para cualquiera de estos parámetros se establece en el compresor cuando la perilla está totalmente a la derecha o hacia la izquierda.

     Los modelos basados en el mítico Urei 1176, tienen los controles de ataque y liberación al revés que otros muchos modelos de compresores, siendo más rápido a la derecha y más lento a la izquierda.

 

HARD KNEE vs SOFT KNEE

     Con compresión Hard Knee (Codo duro) el radio seleccionado es aplicado después que el umbral es superado y el tiempo de ataque ha transcurrido. En el modo Soft Knee (codo suave) también conocido como over easy (más fácil) el compresor comienza gradualmente a afectar a la señal entrante cuando se aproxima al umbral, entonces alcanza la relación de compresión completa programada una vez que se supera el umbral. Aunque varios fabricantes pueden definir el modo de codo suave en términos ligeramente diferentes, la conclusión es que hace la transición de sonido sin comprimir con sonido muy comprimido menos notable.

Ahora bien, ¿cómo podemos usar un compresor correctamente y en que situaciones?

     No es raro que un ingeniero comprima moderadamente las ejecuciones cuando se empiezan las grabaciones. Las razones para hacer esto pueden ser preventivas para evitar saturaciones. Esto se hace para reducir el rango dinámico de modo que las ejecuciones o pasajes más fuertes no saturen la señal evitando problemas en los monitores o auriculares del músico. Por otra parte, el compresor puede ser usado para darle a un sonido cierta textura como ya lo he mencionado antes.

     He utilizado la frase comprimir “moderadamente” ya que generalmente es mejor para conservar algo del contenido dinámico de las pistas cuando son grabadas. La excepción es cuando estás seguro de que el sonido totalmente comprimido es lo que quieres. Cuando sea posible ajustar la cantidad deseada de compresión durante la grabación, lo más probable es que sea menos necesario comprimir en la etapa de la mezcla.

     Una vez que el proceso de grabación ha sido completado, el ingeniero de mezcla aplica compresión adicional a varios elementos individuales de la composición. Las razones para hacer esto pueden ser algunas de las combinaciones siguientes:

 

  • Incrementar el nivel promedio de un sonido de modo que este pueda ser aumentado en una mezcla sin causar que su volumen clipee o sature.
  • Cuando estemos procesando el sonido con otros efectos y por causa de acumulación llegue a distorsionar el nivel de entrada.
  • Para textura, más textura y ¡Más textura!

     Comprimir un Track estéreo completo es una técnica a menudo utilizada en música de rock o pop, pero esto puede producir resultados indeseables en ciertos componentes de alta energía, como ser el bajo o el kick, que se vuelven dinámicamente incontrolables. Siempre es mejor esto para la etapa de mastering.

 

Punto de partida

VOCES:

Ratio: 3:1 a 4:1

Attack: Rápido a medio

Release: Medio a rápido

Threshold: Configurar para comprimir picos altos de 3 a 6dbs, mayor para circuitos de codo suave

 

 

     La cantidad de compresión dependerá en gran parte de la técnica de micrófono del cantante. Cantantes experimentados sabrán retroceder un poco cuando lleguen a notas fuertes y acercarse un poco para las notas más suaves. Puedes compensar a un cantante que no ha sido bendecido con una buena técnica de micrófono para solucionar los problemas moviendo el fader del canal según sea necesario. Trata de asimilar tanto como sea posible acerca de las intenciones dinámicas del vocalista en varios puntos de la canción. Al hacerlo, serás capaz de utilizar ajustes menos extremos, que proporcionará resultados más naturales en los sonidos.

 

     Si la pista musical es densa y las voces necesitan ser escuchadas, pero no tan al frente, necesitarás ser un poco más agresivo con los ajustes. Para cantantes más suaves prueba niveles sensibles de threshold y radios pequeños. Si tienes un verdadero gritón en tus manos, puede que necesites comprimir de 6 a 8 dB para llegar a la textura óptima, así como bloquear y colocar la voz en su lugar. Ten en cuenta que altos niveles de compresión pueden traer más sibilancia en una parte vocal. Un de-eseer —un compresor especializado en frecuencias especificas— podría ser colocado en la cadena de audio después del compresor principal para evitar este problema.

 

 

 

BAJO:

Ratio: 4:1

Attack: Medio

Release: Medio a rápido

Threshold: Configurar para comprimir picos altos de 2 a 4 dbs

 

 

     Los ingenieros a menudo usan compresión para limitar el rango dinámico del bajo, ya que el bajo puede comer mucho del techo dinámico de la mezcla en las señales que tienen menos energía de frecuencias graves. La compresión también es útil para suavizar una dinámica desigual en la ejecución, o para hacer que el bajo se sienta como que está chocando contra una pared de ladrillo.

 

     Para un sonido más natural, usa ajustes de Threshold que compriman los picos fuertes en 2 o 4 dB. Para que el bajo suene “en tu cara” usa ajustes de 6 a 8 dB o más de compresión. Si estas tratando con un bajo de sinte que tiene un swing dinámico trata de usar ajustes menos sensibles de Threshold y radios de 8:1 o más.

 

 

 

DRUMS Y PERCUSIÓN:

Ratio: 4:1 a 8:1 o 2:1 a 3:1

Attack: Rápido

Release: Medio a rápido

Threshold: Configurar para comprimir picos altos de 4 a 6 dbs o de 6 a 8 dbs

 

 

     El enfoque conceptual al mezclar los componentes de una batería varían mucho, pero independientemente si estas mezclando tambores enormes de rock o los pequeños e intensos elementos de un kit de hip hop, comprimir los sonidos resultará en un producto más profesional. La compresión también te permite colocar sonidos a un nivel inferior en la mezcla, manteniendo su impacto. Si no quieres comprimir cada elemento por separado puedes probar de crear una sub-mezcla vía un subgrupo de la mixer o tu DAW y agregar un compresor estéreo. De ser posible deberíamos incluir los efectos agregados a los tambores al envió de mezcla del compresor.

 

 

 

INSTRUMENTOS SOLOS (GUITARRAS, SAXOS, SINTES...):

Ratio: 4:1

Attack: Medio a lento

Release: Medio

Threshold: Configurar para comprimir picos altos de 3 a 5 dbs

 

     En general, los instrumentos solistas pueden ser tratados de la misma forma que las voces. Ten en cuenta, sin embargo, que si utilizas grandes cantidades de compresión, digamos pasando los 5 dB, el cuerpo del sonido puede ser afectado así como también los picos transitorios. Esto puede causar notables cambios en el balance de los armónicos de los sonidos. Esto no es necesariamente bueno o malo, más bien es una cuestión de preferencia personal.

 

 

 

INSTRUMENTOS RÍTMICOS:

Ratio: 4:1 a 6:1

Attack: Medio

Release: Medio

Threshold: Configurar para comprimir picos altos de 3 a 5 dbs

 

Compresión moderada puede enriquecer la textura sónica y ayudar a que los instrumentos de ritmo sean contundentes sin que dominen la mezcla.

 

 

 

MEZCLA GENERAL:

Ratio: 2:1 a 4:1

Attack: Medio a rápido

Release: Medio a rápido

Threshold: Configurar para comprimir picos altos de 3 a 4 dbs

 

     Si procesamos la mezcla estéreo entera a través de un compresor estéreo, podemos jugar más con la gama baja y endurecer el sonido global. Esta técnica también se utiliza comúnmente para conseguir ese sonido tipo “radio”. No utilices demasiada compresión, sin embargo, o vas a terminar con una mezcla que suene pequeña y manchada. Además, ten en cuenta que si la mezcla contiene un elemento sin comprimir muy dinámico, como un golpe de tom grave o un bajo eléctrico, podrá afectar la manera en que el compresor funcione en toda la mezcla, y causar que todas las pistas vayan hacia arriba y abajo en un nivel demasiado dramático. Por último y para mejores resultados, utiliza la compresión en la mezcla global como la frutilla en una torta…¡Solo para coronarla!

NOTA:

Hay que poner especial atención a ¨PUNTO DE PARTIDA¨. Sólo pretendemos mostrarte una guía para que empieces a investigar por tu cuenta y veas cómo afecta cada parámetro al sonido. Ninguna receta mágica va a poder sustituir al criterio y a la decisión que tomes respecto al resultado de tu sonido. Experimenta, aprende y disfruta con las diferentes opciones y parámetros que elijas.

Mezcla

Leave a Comment